Bajé la cabeza

Está terminando mi larga y fructífera ‘etapa Johnny Cash’, y os quería dejar con ésta que me he aprendido ya en guitarra. Se trata de I hung my head, y -para variar- es una cover a mejor de una canción que escribió Sting a mitad de los ’90.

Esta canción habla básicamente de dos cosas:

  1. La mala suerte, cómo un suceso fortuito y desafortunado puede amargarte la existencia.  En la canción, el joven, jugueteando con un rifle, mata sin querer a un jinete que pasaba por ahí cerca.
  2. El arrepentimiento como un grito suplicante ante un hecho irreparable. Lo único que puede hacer es bajar la cabeza antes las escalofriantes consecuencias que de desencadenan ante él y que le conducirán a la muerte. Arrepentimiento y oración.

Es muy fácil de tocar; las estrofas repiten DO – FA – LAm – FA (2x) – REm – SOL – SOL -DO – FA – LAm + el estribillo DO – FA varias veces.

Os dejo con la traducción. Un saludo, mañana comentaré el episodio de hoy de Polseres!

Bajé la cabeza

Una mañana temprano, con tiempo que matar,
pedí prestado el rifle de Jebb y me senté en una colina.
Vi un jinete solitario cruzando la llanura,
dibujé una diana en él para practicar mi puntería.
El rifle de mi hermano se me escapó,
sonó un disparo a través del campo.
El caballo siguió corriendo, el jinete estaba muerto.

Bajé la cabeza, bajé la cabeza.

Me puse a correr para despertar del sueño,
el rifle de mi hermano fue hacia el río.
Seguí corriendo hacia las tierras al sur,
ahí es donde me encontraron, mi cabeza entre mis manos.
El sheriff me preguntó por qué había corrido,
y entonces me vino a la cabeza justo lo que había hecho.
¡Y todo sin motivo, sólo un pedazo de plomo!

Bajé la cabeza, bajé la cabeza.

En el Palacio de Justicia todo el pueblo estaba allí,
veo al juez en lo alto de su silla.
“Explique a la sala qué pasó por su mente,
y preguntaremos al jurado qué veredicto dan”.
Sentí el poder de la muerte sobre la vida,
dejé huérfanos a sus hijos, dejé viuda a su esposa,
les imploré perdón, deseé estar muerto.

Bajé la cabeza, bajé la cabeza.

Una mañana temprano, con tiempo que matar,
veo las horcas arriba, en una colina,
y lejos, en la distancia, un truco del cerebro:
veo a un jinete solitario cruzando la llanura.
Y él vendría a buscarme al ver lo que me iban a hacer,
y galoparíamos juntos hasta que el reino llegara…
¡Pedí misericordia a Dios porque pronto estaría muerto!

Bajé la cabeza, bajé la cabeza,
bajé la cabeza, bajé la cabeza…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Johnny Cash, Música y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Bajé la cabeza

  1. Pingback: La revista “Vivències”; anhelos que no se pueden encerrar | Sota una estrella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s