‘Tienes que contarlo’ de José Sanclemente; el periodismo resiste

He terminado de leer Tienes que contarlo, la novela que ha escrito el polivalente periodista José Sanclemente y que pertenecería al género de la novela de detectives cogida de la mano con el periodismo de investigación.

En el primer capítulo, ya se plantea una trama que bien podría ser el guion del inicio de una película o un cortometraje que termina con un final abierto y sugerente. En resumen; Carlos Marín, un aburrido empresario, acude a Luis Fernández, un detective privado, pues sospecha que su mujer, Mónica, tiene un romance con otro. El detective le proporciona unas fotografías que han hecho tras seguir a su mujer, en la que se ve a ésta en la cama con otro hombre al que no se identifica bien. Carlos se va a su casa, llevando las fotos en su maletín junto con unos importantes documentos de la empresa que dirigen él y su mujer, que está a punto de traspasarse a un gran grupo. Sin que él se dé cuenta, le roban el maletín. Carlos llega a su casa, espantado. Su mujer le anuncia que alguien le ha traído el maletín; se lo habría dejado en algún sitio. Pero no disponen de tiempo; los dos grandes empresarios están a punto de llegar para cenar con ellos. Durante la cena, aclaran que será Mónica la que siga en la directiva de la empresa; Carlos cobrará un tanto ahora y el próximo, si va todo bien, tres años más tarde. Eso le obliga a permanecer tres años junto a su infiel esposa. Lo peor viene cuando abre el maletín y se da cuenta de que todo está ahí. Todo lo que debería estar. Excepto las fotos.

Con este primer capítulo me di cuenta de que me gustaría leer Tienes que contarlo. Y no me equivoqué. Sanclemente utiliza un lenguaje fresco, moderno y actual, cuyos tecnicismos periodísticos a mí, como parte principiante del mundo del periodismo, ya me empiezan a sonar. De hecho, la forma en que narra las escenas me dan a entender que Sanclemente es, además, un gran aficionado al cine y a la narrativa de éste, pues es fácil imaginarse las situaciones que narra como si fueran secuencia de películas de Hitchcock en el siglo XXI.

Además, me ha encantado la cantidad de actuales reflexiones que el autor lanza sobre la auténtica verdad de la comunicación social de hoy y el uso cada vez más estándar de las redes sociales; estamos a merced de los poderosos. En el momento en que son capaces de rastrear los mensajes y e-mails que suponemos privados -ya está más que demostrado que tienen acceso masivo a ellos-, ya pueden hacer un “perfil del consumidor” acertado y vendernos al anunciante como quien vende parte del ganado. Sanclemente habla de esto centrándose en el movimiento del 15M y su gran fluidez a través de Twitter, para acabar hablándonos de In-Q-Tel.

Como no podía ser de otro modo, se nos habla del periodismo y su creciente responsabilidad, especialmente siguiendo de cerca las pesquisas de Leire Castelló, intrépida y tenaz encargada de la sección de sucesos de ‘El Universal’. En un gran medio como es éste en la novela, se corre constantemente el riesgo de convertirse en marioneta de los poderosos. A veces no es sólo una posibilidad, sino que llega a ser una obligación irrenunciable si se quiere seguir con cierto prestigio. Por suerte, con la pluralidad de medios y la cantidad de gente que desea dar prioridad a la verdad pese a no recibir recompensa, esto ocurrirá cada vez menos. El caso es que incluso dentro de un diario, basta con que la cúpula esté corrupta para que las buenas intenciones de todos los trabajadores se queden en nada.

En resumen, me ha encantado cómo se entrecruzan todas las tramas; la de Carlos Marín con Leire, ésta con su amor, Julián Ortega, ambos con la cúpula de ‘El Universal’, la muerte de Krugman y la del detective, le chica neoyorquina de la CIA… Ésta última pronuncia la frase que constituye el título de la novela, que me parece brillante y debería alentarnos a todos los que nos queremos dedicar a esto:

Eres muy valiente Leire; no lo tendrás fácil, pero tú lo puedes conseguir. Tienes que contarlo, pero ve con mucho cuidado.

Es definitiva, muy recomendado para pasar unas cuantas horas de deleite, y especialmente recomendado si sois de los que intuis que ya no estamos solos en ningún lugar.

@TheYllusionist

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Literatura y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s