Gente en sitios (Madrid Premiere Week OFF)

Ayer empezó la Madrid Premiere Week, y tuve ocasión de disfrutar en la sección OFF del visionado de Gente en sitios, de Juan Cavestany, que se estrenará en diciembre. Es una película que tenía ganas de ver. En primer lugar, por el título, que me parecía bastante sugerente y hasta inquietante. En segundo lugar, por ser una película española que la crítica, por lo visto, había puesto bastante bien. Aquí podéis disfrutar de uno de los tráilers.

Gente en sitios consiste en una serie de historietas bastante aisladas entre sí pero con algunos denominadores comunes. Laten de fondo el costumbrismo, el patetismo, el surrealismo y la crítica social, todo ello barnizado de un humor bastante peculiar, entre lo inteligente y lo absurdo, entre lo “ostras, qué bueno, es verdad!” y lo “wt…?”. La mayoría de estas historietas se quedan en pequeños sketches de situación, muy especialmente de un diálogo entre dos o tres personas que comienza de forma verosímil y se retuerce hasta ofrecer una estampa bastante insólita. Este mecanismo puede recordar mucho a los sketches de José Mota, con alguna diferencia: al tratarse de cine de autor y no de televisión de masas, Cavestany puede permitirse dejar las historietas sin un final cerrado para el espectador, o llevarlas a un nivel de absurdo que en televisión nadie se atrevería a emitir. O poner por en medio planos que cualquiera diría que están mal grabados o que no eran necesarios. Parece ampararse, así pues, tras la máxima de que el que manda es el autor, por encima de todas las convenciones.

Algo que creo conveniente remarcar es que se trata de una de esas películas cuyo efecto depende de cómo, dónde y con quién la visiones. Me explico. A la premiere acudieron un buen número de miembros del equipo técnico y artístico de la película. No sé si fue porque recordaban anécdotas del rodaje o porque se pusieron de acuerdo para animar el cotarro, pero el caso es que desde el primer fotograma no faltaron sus carcajadas que, como si de pólvora se tratase, se propagaron por toda la sala y nos hicieron pasar a todos un rato divertido como pocos recuerdo en una sala de cine. Mientras volvía para casa, pensaba: “¿me hubiera reído tanto si la hubiera visto por la tele o por internet? ¿O con menos gente?”. La magia del cine supongo. Y de las premieres.

Gente en Sitios

Lo mejor: los más de ochenta actores que ponen su granito de arena. El tono absurdo que acompaña a estas historias medio cotidianas medio extraordinarias, pero que, a la vez, es un alarde de humor inteligente y de conocimiento de varias formas distintas de ser ciudadano. Algunas historietas en concreto, como la primera del camarero, la del padre que va a buscar a su hijo o, muy especialmente, la chica que va a abrir un restaurante mexicano.

Lo peor: te quedas con las ganas de que muchas historias vayan un poco más allá, o bien se acaben interrelacionando de un modo más trabajado. En resumen: la falta de satisfacción emocional justificada por la peligrosa etiqueta “cine de autor”. También, el abuso de utilizar las buenas críticas recibidas como principal herramienta de promoción, de un modo bastante descarado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Crítica de cine y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s