“20 poemas de amor y una canción desesperada”, de Neruda

Resultado de imagen de 20 poemas de amor y una cancion desesperadaRecientemente, a lo largo de una conversación sobre literatura y poesía, afloró el nombre de este poemario de Pablo Neruda. Solo por el propio título me pareció merecedor de mi atención, así que me sumergí durante algunas horas en estos 20 poemas de amor, para terminar con la canción desesperada.

Tengo que admitir que la mayoría de estos poemas me han resultado algo complicados de seguir. En ellos, Neruda tiene un estilo un tanto “libre”, más sensorial que racional o narrativo. Da la sensación de que va soltando versos según le vienen y al lector se le pueden antojar incomprensibles en diversas ocasiones. Recurre mucho, también, a la repetición o semi-repetición de algunos esquemas u oraciones, a las metáforas relacionadas con la naturaleza o a los lamentos.

En este post quería compartir solamente algunos de estos veinte poemas, y en último lugar, algunos versos “sueltos” que me han parecido especialmente acertados o sugerentes. Podéis leer el libro completo en este enlace y también leer una breve explicación de cada uno en este blog.

¡Espero que lo disfrutéis!

El primer poema que voy a compartir es el Poema 5. Tan pronto como lo he leído he sabido que iba a ser mi preferido. Es un poema que habla sobre las palabras, de las que dice en varias ocasiones que son un “collar para tus manos suaves”, es decir, el poeta quiere que sus palabras se vayan hilando hasta convertirse en -cierta ambigüedad aquí- un ornamento de la mujer amada o bien una forma de aferrarla.

Poema 5
Para que tú me oigas
mis palabras
se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas.
Collar, cascabel ebrio
para tus manos suaves como las uvas.
Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.
Ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.
Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
Todo lo llenas tú, todo lo llenas.
Antes que tú poblaron la soledad que ocupas, 
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza. 
Ahora quiero que digan lo que quiero decirte 
para que tú las oigas como quiero que me oigas. 
El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
Huracanes de sueños aún a veces las tumban
Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.
Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme.
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.
Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.
Voy haciendo de todas un collar infinito 
para tus blancas manos, suaves como las uvas.

 

El siguiente texto es el Poema 12. Viene a ser una especie de alabanza a la mujer de la que el poeta está enamorado. Es tal la desproporción que el poeta experimenta ante ella que no tarda en llegar un cierto resabio de tristeza.

Poema 12
Para mi corazón basta tu pecho, 
para tu libertad bastan mis alas.
Desde mi boca llegará hasta el cielo
lo que estaba dormido sobre tu alma.
Es en ti la ilusión de cada día.
Llegas como el rocío a las corolas.
Socavas el horizonte con tu ausencia.
Eternamente en fuga como la ola.
He dicho que cantabas en el viento
como los pinos y como los mástiles.
Como ellos eres alta y taciturna.
Y entristeces de pronto como un viaje.
Acogedora como un viejo camino.
Te pueblan ecos y voces nostálgicas.
Yo desperté y a veces emigran y huyen
pájaros que dormían en tu alma.

 

El Poema 15 es uno de los más célebres de este libro, si no el que más. Habla de un modo delicioso del extraño rol que cumple el silencio en una relación de amor. Supongo que no es necesario comentar mucho al respecto; es mejor disfrutarlo.

Poema 15
Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía;
Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza: 
déjame que me calle con el silencio tuyo. 
Déjame que te hable también con tu silencio 
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto. 
Una palabra entonces, una sonrisa bastan. 
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

 

Finalmente, os dejo aquí una serie de versos que me han gustado especialmente. Y con esto termino la brevísima reseña de este libro. ¡Gracias por leerme!

He aquí la soledad de donde estás ausente.

¿Por qué se me vendrá todo el amor de golpe
cuando me siento triste, y te siento lejana?

Entre los labios y la voz, algo se va muriendo.

Tú también estás lejos, ¡ah! más lejos que nadie.

Se fatiga mi vida inútilmente hambrienta.
Amo lo que no tengo. Estás tú tan distante.

Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

Era la sed y el hambre, y tú fuiste la fruta.
Era el duelo y las ruinas, y tú fuiste el milagro.
Ah mujer, no sé cómo pudiste contenerme
en la tierra de tu alma, y en la cruz de tus brazos!

Cementerio de besos, aún hay fuego en tus tumbas.

Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s