El regreso de Chihiro: la vuelta de las vacaciones

Me he despertado esta mañana después de dos semanas de merecidas vacaciones. De repente, me he sorprendido con una sensación extraña, que me ha hecho pensar en el desenlace de una de mis películas predilectas, El viaje de Chihiro (Hayao Miyazaki, 2001). En realidad, es una sensación que se ha descrito en muy variadas obras de aventuras, desde Alicia en el país de las maravillas hasta Peter Pan, e incluso las adaptaciones cinematográficas de los libros de Tolkien. Sin embargo, para esta breve reflexión tomaré la de Chihiro por resultarme la más cercana.

219109_2000340452690_7625893_o

Ha ocurrido esta mañana, cuando me he despertado, después de haberme acostado sobre las 3:00, con la resaca emocional de todo lo que había ocurrido estos días, durante este viaje inesperado. Planificado, pero inesperado. Uno se va de casa sabiendo cuándo tiene el vuelo de ida y de vuelta, los sitios en los que va a dormir, y una idea de, más o menos, lo que va a hacer. Pero no puede de ninguna manera planificar “cómo irán” las vacaciones. Disfrutará de verdad, se aburrirá, volverá contento, triste, nostálgico, animado. A qué nuevas personas conocerá, qué nuevas amistades surgirán, qué cosas aprenderá, cuáles le sorprenderán.  Seguir leyendo

Publicado en Reflexiones | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario

“Jo competeixo”: Yo contra el mundo, éxito y solipsismo

BARCELONA 01 03 2016 PORTADA DEL NUEVO DISCO DE MANEL JO COMPETEIXOEsta entrada va a constar de dos partes. En primer lugar, un breve resumen a nivel musical, de mano de mi gran amigo Miguel Pardo Bachiller, actual colaborador de la Mondo sonoro.

En segundo lugar, el análisis que he realizado yo se centra casi exclusivamente en las letras (que siempre necesitan varias lecturas para comprenderse bien), con la traducción en castellano (que también podéis encontrar en la web del grupo). Como algunas son ambiguas, el análisis está totalmente abierto a comentarios, críticas y por tanto rectificaciones y mejoras. Al final del mismo, como siempre, tendréis la ocasión de votar vuestras tres canciones favoritas.

Sólo añadir que el disco lo podéis adquirir en iTunes.

¡Que lo disfrutéis!

Seguir leyendo

Publicado en Manel, Música | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Noche 20: Bella rosa de primavera

Comencé la sección de las 1001 noches con la intención de escribir 1001 relatos cortos en un período aceptable de tiempo. Me avergüenza comprobar que han pasado nada menos que dos años, exactamente dos, desde el último relato. También fue un día de Sant Jordi. Y también hablaba de rosas rojas. El tiempo se nos escapa por la izquierda, y si uno se para a respirar parece que ya le pierde de vista. Esperando poder retomar pronto las 1001 noches, esta vez me inspiro en un canto alpino que he aprendido este año, Belle rose du printemps. Como siempre, escribiré el relato escuchando la canción, así que bastante sobre la marcha. 

5893832638_11d0c6d470_b

Solían coincidir todos los jueves, sobre las ocho de la tarde, en el segundo vagón del tren del Vallés. Exactamente, entre las estaciones de Valldoreix y Provença. Jordi no se cansaba de observarla, semana tras semana: ella estaba siempre sentada en el mismo asiento, siempre con su amiga al lado. Siempre estaban ahí las dos, como si fueran parte del vagón. Jordi ni siquiera sabía en qué estación se subía o en cuál se baja del tren: de ahí que le rodeara aquella áurea de misterio y, por consiguiente, que la curiosidad del joven barcelonés fuera creciendo exponencialmente.

Cuando Jordi tenía ocasión, se sentaba junto a ella, con un poco de suerte enfrente de ella. Cuando no, se tenía que conformar con estar de pie, asido de la barra de metal, observándola de reojo. Siempre la observaba. Y nunca fallaba: ella estaba siempre con un libro en el regazo, leyéndolo con tal pasión que se diría que acariciaba las palabras al mismo tiempo que su mirada las sobrevolaba. Y era hermosa: cabellos rubios y largos, por debajo de los hombros. Algunos de ellos eran oscuros, pero se integraban con estilo en el conjunto y daban la sensación de ser una cabellera con personalidad propia. Su sonrisa era dulce, y sus mejillas siempre se encontraban modestamente sonrosadas. Este último detalle no era difícil de acusar, ya que el color de su piel facilitaba la detección de cualquier clase de contraste cromático.

Jordi regresaba a casa todos los jueves pensativo. Con pocas ganas de hablar. Cuando se iba a dormir, pensaba que era absurdo sentir algo por una persona que no conocía de nada. Sin embargo, comenzó a tomarse en serio dicha admiración cuando ella empezó a aparecérsele en sueños. No la clase de sueños que uno podría aventurar a suponer, sino más bien sueños extraños, en los que ella leía en voz alta, con el sonido de los ángeles, toda una colección de hermosos poemas del Renacimiento.

Esta obsesión empezó a crecer de tal forma que a Jordi no le quedó más remedio que tomar una decisión y pasar a la acción.

El jueves siguiente, día 23 de abril, Jordi permaneció sentado cuando las puertas se cerraron en Provença. “No le queda otra que bajar en Plaça Catalunya”. Aquel día, además, se dio la casualidad de que ella estaba viajando sola, sin su inseparable compañera de viaje al lado.

Las puertas se abrieron en dicha estación, que era y sigue siendo el final de la línea. Todos los pasajeros fueron saliendo caóticamente por ambos lados del tren, pero ella seguía sentada, leyendo, totalmente absorbida por su libro. Tanto, que Jordi comenzó a preocuparse, ya que en menos de dos minutos el tren reemprendería el camino en dirección opuesta.

Todo, absolutamente todo, parecía indicar un único camino a recorrer.

– Perdona…

Ella, por lo visto, no se dio por aludida. Jordi se armó de valor y le dio un golpecito en el hombro.

– Oye… Estamos en Plaça Catalunya, creo que tienes que bajarte aquí… Bueno, supongo, porque…

Pero no pudo terminar la frase, ya que un pequeño detalle acababa de llamar su atención. Por primera vez, tras tantas semanas, Jordi cayó en la cuenta. No había letras en el libro que ella estaba leyendo.

Antes de que Jordi fuera consciente de las consecuencias que su descubrimiento comportaba, ella rompió el silencio.

– ¿Me ayudas?

Y extendió el brazo. Jordi asimiló lo que debía hacer y, aún con cierta conmoción, le ofreció el brazo y la guió a lo largo del andén. Paso a paso, muy despacio. Temblando.

Cuando llegaron arriba, su compañera la estaba esperando. La inseparable compañera que aquel día no había viajado con ella.

– ¡Maite! Estoy aquí… -y dirigiéndose a Jordi:- Muchas gracias por acompañarla.

Maite soltó el brazo de Jordi y se agarró al de su amiga. Pero antes de irse, extendió el libro a Jordi.

– Muchas gracias. Esto es para ti. ¡Feliz día de Sant Jordi!

Y él aceptó el regaló. Y la vio alejarse por los ajetreados pasillos de la estación. Y permaneció inmóvil durante varios segundos. Y cayó en la cuenta, cayó en la cuenta cuando un vendedor ambulante de rosas pasó por delante de él.

– ¿Quiere comprar una rosa, amigo?

Por supuesto que sí. Y se fue corriendo, con la esperanza de encontrarla a tiempo.

Las espinas de la vida se trocarán en flores para toda la eternidad.

Don Bosco

Publicado en Las 1001 noches | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

1971: Neil Young en concierto para la BBC

Hace algunos días me llega un email: el Informe Anual de Sotaunaestrella, una nueva prestación de WordPress que analiza al detalle los datos de tu blog: visitas, popularidad, etc. El dato que me desesperó es uno: durante el año 2015 sólo he publicado CUATRO entradas.

Lo cual me lleva a dos conclusiones:

  1. El tiempo pasa cada vez más rápido, y la vida no espera.
  2. Gracias a Dios, este 2015 he estado bastante ocupado con otras cosas.

Para tratar de redimirme -o de amortiguar la derrota-, voy a publicar hoy el último post de 2015. Y es justo hacerlo compartiendo la valiosísima grabación que llevo escuchando constantmente estas últimas semanas.

Se trata del concierto para la BBC que ofreció un jovencísimo Neil Young en 1971. ¿Por qué?

En este blog ya había hablado de Heart of gold y Old man. Dos de mis canciones favoritas de Neil Young (del cual tampoco puedo decir que conozca muchísimo). Me llama la atención este concierto porque veo en él la esencia de lo que, a veces equivocadamente, se llama “un cantautor“. Música en estado puro: un escenario, un hombre, un micrófono y un instrumento (un piano o una guitarra, con o sin armónica). Y lo más importante: un corazón abierto de par en par, que se expresa en canciones escritas desde la experiencia. Esto es más que evidente en el modo en el que Young las interpreta (y también en el atento silencio del público), y en este sentido me conmovió muchísimo encontrar un concierto de 1998 del propio Neil Young cantando Old man y Heart of gold: después de trenta años, el insaciable hombre sigue buscando un corazón de oro con el que afrontar la vida. Y, como afirma en Old man, sigue necesitando “alguien que me quiera durante todo el día”. No se me ocurre nada humanamente más reconfortante.

Me he dado cuenta de que yo, con la música, hago un poco lo que Tarzán hace con las lianas: saltar de una a otra según proximidad.

Me empezó a interesar Johnny Cash por la película Walk the line -> Tras empaparme de su música, me topo con su versión de Heart of gold -> Eso me lleva a buscar la original de Neil Young -> Termino descubriendo este concierto de la BBC, en el que descubro otras canciones que parecen escritas para mí o, si més no, para determinados momentos de mi vida: Journey through the past, A man needs a maid o Love in mind.

Con esta joya musical me despido de este 2015. Un fuerte abrazo a todos los que me leéis de vez en cuando, aunque sea por accidente. ¡Feliz Navidad y próspero 2016!

Publicado en Música | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

“El amor o la fuerza del sino”, de Chesterton

Hace unos meses leí un libro de estos que corren por casa: El amor o la fuerza del sino, una compilación de escritos de Chesterton relacionados, sobre todo, con los temas que orbitan alrededor de la idea de la familia: la maternidad, la educación, las tradiciones, la fe, la Navidad, el feminismo, el sexo, etc.  Seguir leyendo

Publicado en Chesterton, Literatura, Reflexiones | Deja un comentario

The rose of Tralee (balada irlandesa)

Hoy he descubierto una canción del estilo de otras que, en su día, me cautivaron: las baladas irlandesas.

Se trata de The rose of Tralee. El cantautor se enamora perdidamente de la hermosa Mary. Sin embargo, como dice el estribillo, no es sólo por su indiscutible belleza, sino por la verdad que siempre brillaba en sus ojos iluminados.

No he investigado mucho si se trata de una leyenda o si está inspirada en una historia real; he encontrado de todo navegando por la red. Lo que sí he encontrado (que me ha resultado bastante simpático) es el Festival Internacional Rose of Tralee, una especie de concurso de belleza (como las sórdidas “Miss” del resto del mundo) pero que, como bien indica la canción, valora algo más aparte de la belleza física. Pues eso, si del 14 al 18 de agosto estáis por Irlanda, ¡ya sabéis!

La rosa de Tralee

La pálida luna se elevaba por encima de la verde montaña y el sol declinaba bajo el mar azul cuando fui con mi amor a la fuente de cristal puro que hay en el hermoso valle de Tralee. Ella era encantadora y hermosa como la rosa del verano. Sin embargo, no fue sólo su belleza lo que me conquistó. ¡Oh, no! Era la verdad en sus ojos siempre iluminados, eso es lo que  me hizo amar a María, la rosa de Tralee. Los frías sombras de la noche su manto extendían y María, sonriendo, se sentó para escucharme; la luna hacía brillat sus pálidos rayos a través del campo cuando gané el corazón de la rosa de Tralee. En los lejanos campos de la India, un trueno sangriento en mitad de guerra, y su voz era un solaz y consuelo para mí. Pero la fría mano de la muerte ahora nos ha de separar, estoy solo esta noche para mi rosa de Tralee.

Publicado en Música, Música irlandesa | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Signore delle cime

Hoy quería compartir la canción que más me ha acompañado durante el último mes.

El pasado 22 de febrero falleció un amigo nuestro, muy querido. No es el momento de explayarme sobre lo que sucedió esos días, pero jamás había comprendido con tanta claridad cómo la vida es un regalo y cómo ésta puede cumplirse cuando menos, cuando absolutamente menos te lo esperas. En la estampa que se repartía a modo de recordatorio del funeral, quisieron incluir unos versículos del Evangelio de San Juan: “si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da muchos frutos”.

Durante el entierro, en un momento dado sus amigos empezaron a cantar Signore delle cime, un canto alpino, una oración, más bien. El canto es un grito de dolor por la muerte, en la montaña, de un ser querido, y al mismo tiempo es una petición sincera, “déjale andar por Tus montañas, ahí arriba, en el Paraíso”. La muerte no tiene la última palabra.

Un mes y poco más tarde, el trágico accidente del avión de Germanwings, estrellado en los Alpes. Sin supervivientes. Y, cómo no, volvió a acudir a mi cabeza el canto que hoy comparto con vosotros. Dijo San Agustín que quien reza cantando, reza dos veces.

Que en paz descansen.

Dios del cielo, Señor de las cimas,
a un amigo nuestro has llamado a la montaña.
Pero te rogamos, pero te rogamos:
arriba, en el Paraíso,
arriba, en el Paraíso,
déjale andar entre Tus montañas.

Santa María, Señora de la nieve,
cubre con tu blanco y suave mantel
a nuestro amigo, nuestro hermano.
Arriba, en el Paraíso,
arriba, en el Paraíso,
déjale andar entre Tus montañas.

Publicado en Música | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

“Canto nocturno de un pastor errante de Asia”, de Giacomo Leopardi

Hace unos días tuve la ocasión de escuchar a un gran educador italiano, Franco Nembrini, autor del libro El arte de educar.

Lo que más me gustó fue el enfoque principal de su hipótesis sobre qué es la educación: el problema no son los niños, que nacen ahora con el mismo corazón que hace mil años: el problema educativo lo tenemos los adultos, en nuestro modo de vivir -y, por tanto, introducir- a los niños en la realidad. Seguir leyendo

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Algunas citas de Hamlet

Ni me he enterado y ya hace casi cinco meses que no pongo nada en el blog. ¡Buena señal! Será que he estado ocupado.

Hace unas semanas leí el clásico Hamlet, tras leer Julio César, también de Shakespeare. Hice lo que hago a veces (la Biblioteca me perdone) de marcar algunas páginas en las que hay citas que me llaman la atención con un dobladillo. Las comparto aquí.

En un momento dado, Laertes debe emprender un viaje, y Polonio le despide con un puñado de consejos que bien podríamos releer antes de emprender nuestro próximo viaje:

Te daré mi bendición, y procura grabar estos pocos consejos en tu memoria: no prestes voz a los pensamientos, ni acción a ningún pensamiento desmedido; sé sencillo en el trato, pero nunca vulgar. Todos los amigos que tengas, de lealtad probada, átalos con hilo de acero a tu alma; no hagas que tu mano se vuelva insensible de tanto estrecharla a los jovenzuelos pijos, sin juicio. Rehuye entrar en batallas, y si te ves metido en ellas haz que tu adversario tenga que rehuirte. Presta el oído a todos, pero la voz a pocos; escucha la censura de todo el mundo, pero resérvate tu parecer. Lleva los vestidos que puedas pagar con tu dinero, pero sin un exceso de fantasía; ricos, pero no extremados, porque los vestidos siempre revelan al hombre. (…) No dejes nunca dinero, ni lo malgastes, porque los préstamos se pierden y hacen perder al amigo (…). Y por encima de todo sé fiel a ti mismo, de ahí vendrá que, como de la noche al día, no podrás ser falso para nadie. Que te vaya bien, y que la bendición que te he dado te lo haga madurar.

La siguiente es una reflexión sobre la muerte. Después de hablar de los miles de males de este mundo (la opresión, el ultraje, las burlas, la lentitud de la justicia…), concluye:

¿Quién llevaría todo este peso con quejas y sudores durante toda una vida extenuada  si no fuera por el miedo de algo más allá de la muerte? La muerte, este país no descubierto, que no permite regresar de sus fronteras a ninguno de los viajeros y que confunde la voluntad y hace que soportemos los males presentes antes que ir hacia otros [los de la muerte] que nos son desconocidos. Así, la conciencia nos hace cobardes a todos (…).

La obra está llena de inteligentes monólogos del protagonista, la mayoría de ellos planteando dilemas de conciencia o asfixiante duda (como el famoso “ser o no ser”). Uno de ellos dice que el hombre, si sólo tiene como bien máximo el comer y el dormir, no es más que una bestia, y que si Dios nos ha dado la capacidad de interpretar el pasado y preveer el futuro será por algo. Hacia el final del monólogo, suelta la siguiente perla:

Es cierto que la grandeza verdadera no es lanzarse sin una gran causa, sino encontrar grandeza en un combate banal cuando el honor está en juego.

No tendría mucho sentido entrar a profundizar en una de las grandes obras dramáticas de todos los tiempos, así que con esto será suficiente.

Publicado en Literatura, Shakespeare | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Yo tocaba el violín en Auschwitz

CAM00700

En cada plataforma de estas literas, sobre una superficie de roñosa madera, dormían seis o siete personas, la mayoría de ellas de religión judía. Personas condenadas a trabajar, con la muerte a la vuelta de la esquina. Separados de sus familias y de sus vidas. Arrastradas hasta ahí a la fuerza o engañadas.

CAM00701Antes de abandonar Polonia, tuve la ocasión de visitar Auschwitz II. Me han dicho que Auschwitz I es todavía más impresionante, pues puedes ver, entre otras cosas, montañas de pelo. El pelo que les quitaban a las mujeres antes de ponerlas a trabajar.

En cualquier caso, la visita es tan sobrecogedora como recomendable. Todos hemos visto decenas de películas sobre la II Guerra Mundial y el holocausto, documentales, exposiciones, fotografías, pero pisar con las suelas de tus zapatos el mismo suelo que pisaron millones de víctimas, y muchos de sus verdugos, es algo difícil de digerir. Seguir leyendo

Publicado en Música, Reflexiones | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario